Varios caminos se abrieron a mi paso; yo tomé el menos transitado. Eso Marcó La Diferencia.

En mi vuelta al cole personal me he dado cuenta de que se me olvidan las cosas… donde he leído esto, o donde he visto lo otro, o cual es el nuevo anuncio de la ONCE… Y digo yo… con toda la información que uno recibe diariamente… ¿no es normal que no guardemos en la memoria todos los datos que nos llegan? Es realmente difícil destacar tanto como para quedar en la mente de la gente, no envidio a los que diseñan los anuncios porque en estos tiempos que corren su trabajo se me antoja de lo más difícil del mercado. ¡Qué tiempos aquellos cuando todos veíamos lo mismo y recordábamos el slogan de cada producto! Yo era capaz de decir la marca con sólo oír la música, ja ja ja.

En fin, es cierto que quien quiere comprar algo se enfrenta a un abanico amplísimo de posibilidades, sobre todo en internet, a golpe de click tienes mil opciones. Y el mercado se ha vuelto un poco loco. Se copian entre sí los atributos y características que definen un producto o marca en concreto y para el consumidor es mucho más difícil distinguirlos. Por lo que quien realmente sobrevive es aquel que diferencia su marca o producto en la mente del cliente.

Ya no vale solamente el crear un producto o servicio de calidad a buen precio y con una publicidad creativa. No es suficiente. Hay que diferenciarse, crear asociaciones mentales en el individuo y reforzar la confianza en la marca. En otras palabras: hay que ser el primero, hay que tener la idea y calar en el consumidor.

Google ha tenido la idea de lanzar una herramienta de analítica web gratis. Y ha creado una revolución porque las herramientas de pago aparte de buscar su sitio en el mercado tienen un problema añadido… deben diferenciarse de Google Analytics. Es lo primero que me llamó la atención en este mundo de la analítica web. Primero, cualquier vendedor de herramientas de analítica web (y os aseguro que me he recorrido el mercado en casi casi su totalidad) siempre hará una referencia a Google Analytics. Normalmente en plan “esto no lo tiene GA”. Qué grande Google, ya no me meto en si es o no la mejor y bla bla bla. Solo creo que si no existiera, las demás herramientas no se habrían puesto tantísimo las pilas.

Después, cuando ya se posee una herramienta… hay que venderse. Esta vez el vendedor es el analista web (el comprador de la herramienta) que a su vez tiene que venderle a la empresa que los euros gastados en la herramienta de pago valen para algo o que GA realmente no tiene una implementación gratuita :). Yo creo que no importa realmente la herramienta con la que se sacan los datos, lo que importa es sacarle el máximo jugo y no quedarse en lo superficial, sobre todo si se paga un dineral.

Mi caso es el primero, y como contaba en los posts del mes pasado, lo que me ha diferenciado y ha calado en la mente de los HIPPOs (HIghest Paid Person’s Opinion, palabra con copyright de mi ídolo) no son datos relevantes, ni análisis exhaustivos, ni siquiera datos ascendentes de conversiones. Es haber sabido dar datos “mascaditos” a quien los necesitaba o le podría interesar y crear ese síndrome de abstinencia de más y más datos y más y más evoluciones y más y más conclusiones :) Esto tiene un peligro porque puede que pases de tortuga ninja “creador” a tortuga a secas “sacador de informes”, la clave está en contar con ayuda para el momento tortuga a secas y poder ser ninja de vez en cuando.

En un momento de esos ninja me ha dado porque quiero diferenciar la web de mi banco. Y esto no se puede hacer (al menos no con una estrategia definida) sin utilizar los tests A/B o Multivariante, me es igual. El mercado ha cambiado, no es ningún secreto que ahora mismo lo que busca la banca es liquidez, que los inversores están un poco acongojados y nadie mueve alegremente el dinero como hace un año, por ejemplo. Así que nos encontramos en una situación muy nueva (bueno, comparable a la anterior crisis, de principios de los 90, pero como yo era muy muy joven casi ni me acuerdo, para mí es nueva). Pues bien, las posibilidades son más limitadas, de acuerdo, pero eso no significa que no sea un buen momento para ofrecer los productos de distintas formas a ver si damos con la fórmula mágica para calar en el inversor deprimido. Y la mejor forma de anticiparse es testeando, estudiar los resultados en tiempo cuasi real y volver a testear, y empezar el ciclo de nuevo.

No me gusta contar que los datos bajan. Obviamente no voy a mentir, me refiero a que si cuento que los datos descienden pero no puedo aportar una solución es como si mi trabajo no sirviera para nada. No es lo mismo “los datos de este producto están bajando, no es buen momento para ofrecerlo, pero ¿y si le hacemos un lavado de cara? ¿y si cambiamos la foto? ¿y si ponemos esta otra? ¿probamos a solo texto? ¿y si utilizamos esta frase?” Lo mejor sería mejorar a saco las características del producto, je je, pero eso no está en mi mano.

Hay que ser diferente. Y más en la web. Water can flow or it can crash. Be water my friend. (el mejor anuncio a mi juicio en temas de diferenciación en los últimos años).

PD. Si me dejan hacer los tests os mantendré informados de mis progresos.

Etiquetas: