Mándame un email que te abriré mi buzón y te hago un rinconcito en el archivo de mi corazón

En mi trabajo se utiliza mucho la campaña de email, con motivo del lanzamiento de un nuevo producto o de una suculenta oferta sobre un producto ya conocido.

Yo dudaba de este tipo de marketing hasta que me llegó ayer un email a mi correo particular. Es de una empresa de venta por internet y me ofrecía hacerme socia descontándome el 10% en mi primera compra. Los tiempos de crisis en una comprador a como yo son especialmente tristes, así que no hay que despreciar los euros así como así :) O sea, que lo que realmente llamó mi atención fue la oferta en sí.

Y mi mente analítica web-era empezó a darle vueltas a la idea de si habían hecho o no testeo para este mail que acababa de recibir… aparte de los colorines… ¿habrían probado varios modelos de ofertas? ¿Por qué el 10%? ¿Me habría dado de alta si no me hubieran ofrecido ese descuento en mi primera compra? Probablemente no. Y no es que el 10% represente mucho dinero, pero no lo consigo a menos que compre y si compro es porque algo me ha gustado, si no me ha gustado nada no compro, no gano pero tampoco pierdo nada. Buena oferta, al menos para mí.

En fin. Las ofertas que lanzamos nosotros son de otro estilo. He analizado la última que se lanzó con código de HBX para medir realmente qué ha pasado y los datos son interesantes.

La campaña trataba de un producto que se considera fuera de temporada. Mejor, así al analizarlo se puede ver si realmente la oferta ha calado o no en los destinatarios y si éstos se salen de la norma y adquieren el producto cuando realmente no es el mejor momento de hacerlo (al menos, no es el habitual). La clave está en identificar los emails que realmente se han entregado, no los que se mandaron inicialmente ya que hay algunos que se han quedado por el camino, rechazados por el servidor. De los que quedan sacamos dos métricas, los que lo han recibido y los que lo han abierto. Nos quedamos con los que lo han abierto… ¿Cuántos se han interesado por la oferta? Es decir, ¿Cuántos han llegado a la landing page donde se invita a comprar el producto ofreciendo más detalles?

Aquí podemos hacer un alto en el camino. Es interesante, si es posible, registrar más datos. Normalmente en la web, por temas legales, no puedo recopilar datos personales por lo que trabajo a nivel “sesiones”. Cuando podamos instalar la nueva herramienta que tendremos in house sí que podremos segmentar por datos personales, hasta entonces no tengo acceso a nada que me identifique al cliente como tal. Entonces un mail me abre un nuevo abanico de posibilidades… sé quien abre el mail, sé quien pincha el enlace (ojo, esta información no la tengo por HBX, sino por la herramienta que utiliza marketing). Incluso sé a qué hora ha recibido el mail y a qué hora ha pinchado el link. Pues no creo que sea casualidad que el 76% de los que pincharon el link lo hiciera entre las 19 y las 21, cuando recibieron el mail a las 11:30 y la mayoría lo abrió antes de las 13. Es decir, la mayoría de los clientes que pincharon el link probablemente lo hizo mientras trabajaba y lo dejó pendiente para estudiarlo hasta la tarde.

Cuando se interesa por la oferta y accede a la landing page… ya son míos. Es decir, ya estoy sola ante el peligro :) Aparecen como una campaña y puedo determinar si terminan contratando el producto o finalmente no llegan a comprar. Los que no compran… ¿Dónde se van después de aterrizar en la landing page? ¿se van del site? ¿se van a otro sitio? Por HBX puedo saber si terminan contratando algún otro producto (si se define la campaña como conversión genérica en vez de hacerlo como conversión determinada del producto en cuestión). En este caso un 2% de los que se interesaron por este mail y no compraron el producto ofertado adquirieron otro producto distinto… no sé si ya tenían en mente o no hacerlo cuando accedieron a la landing page, pero… ¡es el mismo producto! Es decir, ese 2% que se interesó por el producto A y no lo compró finalmente terminó contratando el producto B (que por cierto no tiene nada que ver con el producto A). Je je je, esto es lo que me gusta de este trabajo.

He preguntado en marketing y no, no han testado nada en el mail que se mandó. Me gustaría tener la oportunidad de hacer un test en la próxima campaña de emails, a ver si se consigue superar la tasa de éxito que, aunque depende de muchos factores, creo que al tener a los usuarios completamente identificados, sería muy fácil poder personalizar los correos y ver si influye positivamente en su reacción y su inclinación a la compra.

Seguro que los que me mandaron la oferta del 10% saben que soy carne fácil de las compras por internet :)

Etiquetas: