Con el tiempo aprenderás que hay diferencia entre conocer el camino...y andar el camino

Hoy dando una vuelta por los blogs de los que me crean inquietudes (en el buen sentido, por supuesto), me ha llamado la atención un artículo de Anil Batra sobre lo que se le pide a un buen analista web. He estado indagando en internet y sólo he encontrado un par de ofertas, nada que ver con el volumen de demandas fuera de España.

En mi caso, hace unos meses tuve que formar un equipo de la nada y la verdad es que me está funcionando de lujo. En el departamento de Analítica Web (realmente se denomina Análisis de Comportamiento y Estudios) somos 5 personas. Un becario, tres ejecutivos y un director. Uno de los ejecutivos se dedica plenamente a los Test con Usuarios, es la parte cualitativa del departamento :) Los demás nos dedicamos a la parte cuantitativa. Un ejecutivo trabajaba ya con HBX y tenía formación suficiente como para ser imprescindible en el equipo.

Este trabajo requiere analizar datos de tráfico, facturación, saber identificar lo que puede ser interesante en un estudio detallado, sobre navegación o perfiles y comportamientos de usuarios, elaborar cuadros de mando para cada departamento y dar soluciones orientadas al negocio, junto con los datos de la parte cualitativa.

Otro de los ejecutivos pertenecía a la empresa y trabajaba en otro área completamente distinta. Sin embargo tuve muy claro que era la persona que necesitaba en el equipo, ya que estudió Estadística, ha trabajado en tecnología en toda su trayectoria profesional y tiene motivación, es minucioso, conoce bien la compañía, trabaja bien en equipo, habla mucho (me gusta la comunicación) y sobre todo, disfruta con lo que hace.


Eso es lo que busqué en ese momento (julio) y me reafirmo en lo que considero que debe tener un buen analista web. Es básico tener una base tecnológica, un conocimiento del negocio, saber manejarse con diversas herramientas, pero sobre todo, sobre todo, creer en lo que hace, disfrutar con ello y saber trabajar en equipo. Con esto en la maleta, no habrá nadie que se te resista. Eso sí, es un mundo que si se entra, no se sale, ja ja.

Etiquetas: